La banca electrónica: operar por internet
24 marzo, 2015

La banca electrónica: operar por internet

El concepto de banca electrónica surge a la par que internet. Se trata de la banca que opera por internet, bien de manera exclusiva (bancos sin presencia física), o bien como apoyo a sus oficinas.

En España la banca en red nace en 1995 y Banesto y el Banco Central Hispano son los primeros en incorporarla a sus servicios. En origen sirvió exclusivamente para consultas, algo así como un sitio que respondía de manera automática a preguntas frecuentes. Hoy en día la mayoría de las operaciones bancarias se pueden llevar a cabo en red.

Esta nueva manera de gestionar productos financieros ha revolucionado la relación entre el banco y el cliente. Actualmente el cliente se fabrica desde casa su propio producto, y cada vez es menos habitual su presencia física en las oficinas.

Al igual que los bancos, otros servicios relacionados con las finanzas han acabado por desarrollar técnicas en red para sus clientes. Las compañías de seguros y las empresas que operan en bolsa han trasladado muchos de sus servicios del espacio real al espacio web.

Ventajas

La principal ventaja es la disponibilidad total del banco. Internet no cierra, cualquiera puede gestionar sus activos desde casa a cualquier hora y desde cualquier sitio.

Los costes para el banco también se reducen, por lo que éste ahorro puede repercutir en el cliente.

Los clientes tienen el control de sus operaciones y deciden en qué momento las llevan a cabo. Las cuentas, en su mayoría, están reflejadas en internet y pueden ser comprobadas por el cliente.

Desventajas

Entre las desventajas más importantes están la intangibilidad, la no presencia física y por supuesto, los riesgos que afectan al operar tecnológico. Virus, piratas informáticos y demás ataques pueden afectar a determinadas operaciones.

Seguridad en la red

Todas las cuentas están cifradas con un nombre de usuario y una contraseña. A pare de éste procedimiento existen algunos consejos para que el desarrollo de la banca online sea seguro.

Memorizar y no apuntar la clave, por ejemplo es muy recomendable. De ésta manera evitamos que la contraseña caiga en manos ajenas. Además, en caso de olvido se prevén mecanismos para que el usuario recupere la contraseña o la cambie.

Para algunas transacciones se utiliza la firma electrónica que garantiza la correcta utilización de la cuenta. Normalmente es la propia entidad la que provee al usuario de ésta firma.

Si el ordenador utilizado no es propio se recomienda introducir la contraseña con el ratón, pues es más difícil piratear una contraseña escrita de esta manera que introducida por medio del teclado.

¿Utilizas banca en internet? Cuéntanos tu experiencia en los comentarios del blog.

post a comment

No comments yet.