Existen muchos y diversos tipos de bombillas:

De lámpara incandescente: produce luz al calentarse un filamento metálico.
De lámpara halógena: variante de la incandescente con filamento de tungsteno en un gas inerte con un poco de halógeno.
De lámpara fluorescente: ilumina por descarga o ionización de gas en un tubo alargado normalmente.

De lámpara fluorescente compacta: la cual usa casquillos de rosca Edison normal.

Lámpara LED: de emisores de estado sólido que usa leds como fuente luminosa.

Nosotros te recomendamos las lámparas LED ya que obtendrás un ahorro económico y su vida útil es más larga ya que tienen de vida útil unas 45000 horas (por ejemplo, frente a las bombillas de bajo consumo que tienen una vida útil de unas 6.000).

A la hora de elegir un LED debes tener en cuenta:

– El factor de totencia: ya que afecta a la calidad o consumo de una bombilla u otra.

– La potencia: diciéndonos los vatios que consume cada dispositivo.

– La temperatura: generalmente dada en kelvin, indica el color de la luz que emite la bombilla.

El flujo luminoso: se mide en lúmenes y nos representa la cantidad de luz radiada por el dispositivo.